Un año después del Huracán María la pobreza alcanza un nivel nunca antes visto en Puerto Rico; los niños que enfrentan el trauma necesitan ayuda ahora

(WASHINGTON) – Antes del huracán María, Puerto Rico tenía el nivel de pobreza infantil más alto en la nación, de un 57 por ciento. Un nuevo estudio encontró que el aumento de las dificultades económicas y la incertidumbre, combinado con el acceso inadecuado a la salud y la educación, amenaza la capacidad de los niños, ya traumatizados por el huracán, para prosperar. La precariedad económica también obstaculizará la capacidad de la isla para recuperarse en un futuro próximo.

El estudio, comisionado por el Instituto del Desarrollo de la Juventud de Puerto Rico, demostró que varios meses después de que el huracán azotara la isla, los niños más pobres de Puerto Rico viven en condiciones que no se habían visto en los Estados Unidos en más de medio siglo.

“Este estudio muestra que las familias con niños, que enfrentaban desafíos significativos antes del huracán, hoy se enfrentan a condiciones aún más sombrías. Este tipo de inseguridad económica es lo que ha llevado a las familias a irse en masa durante la última década, y es esto lo que continuará provocando, si no se implementan inmediatamente políticas comprensivas”, dijo Anitza Cox, Directora de Análisis y Política Social, Estudios Técnicos.

Los hallazgos, junto con recomendaciones para abordar esta situación urgente, se presentaron hoy en Capitol Hill durante un evento copatrocinado por la congresista Jenniffer González Colón (R-PR), la congresista Nydia Velázquez (D-NY) y un panel de expertos en política social.

Después del huracán, un tercio de los hogares vio su ingreso mensual reducido debido a la pérdida de empleo y menos horas de trabajo. Esta pérdida de ingresos tuvo un impacto desproporcionado en las familias de bajos recursos. Según el estudio, como resultado del impacto económico del huracán, las familias de bajos ingresos en Puerto Rico tuvieron dificultades para acceder a las necesidades más básicas, incluyendo el pago de servicios públicos (40%), la compra de alimentos (38%), la compra de ropa (24 %) y la adquisición de materiales escolares para la educación de los niños (21%).

“Nuestros hallazgos iniciales indican que las familias más pobres de Puerto Rico no tendrán los recursos financieros para recuperarse. No abordar las necesidades de los hogares más vulnerables tendrá repercusiones negativas, no solo en los niños que viven en ellos, sino también para la recuperación económica a largo plazo de la isla “, dijo Amanda Rivera, Directora Ejecutiva del Instituto para el Desarrollo de la Juventud.

El problema de la pobreza, combinado con una población de niños que se reduce rápidamente -la población infantil de Puerto Rico se redujo en un 35% entre 2007 y 2017- representa una amenaza para el desarrollo económico de Puerto Rico.

El Instituto de Desarrollo de la Juventud está solicitando medidas como la extensión del Crédito Contibutivo por Hijo (CTC) para familias con 1 y 2 niños en Puerto Rico, lo que proporcionaría alivio directo para familias trabajadoras de bajos ingresos.

El CTC “proporcionará a las familias trabajadoras de bajos ingresos en Puerto Rico un impulso económico muy necesario, haciendo que el trabajo sea rentable y ayudándoles a recuperarse. Esta es una política de sentido común que tiene apoyo bipartidista, es buena para los niños y promueve el trabajo en una isla donde la pobreza y la falta de oportunidades están empujando a la gente a irse “, dijo la Dra. María Enchautegui, economista y Decana Interina del Departamento de Economía, Universidad de Puerto Rico – Río Piedras.

Los hallazgos se basaron en entrevistas a más de 700 familias en toda la isla, durante los meses de julio, agosto y septiembre de este año. El estudio aún no es definitivo, pero sus autores se vieron obligados a publicar los resultados preliminares para alertar sobre las condiciones que enfrentan los niños más pobres de Puerto Rico.

El Instituto de Desarrollo de la Juventud (IDJ) es una organización sin fines de lucro que trabaja para promover políticas públicas a nivel federal y local para mejorar las vidas de niños y jóvenes en Puerto Rico, y está enfocado en el 56% de los niños de Puerto Rico que viven en la pobreza. El trabajo del IDJ incluye la recolección y diseminación de datos; el desarrollo de recomendaciones de políticas públicas basadas en la investigación; y el trabajo de defensa informado, tanto por datos, como por las voces de las personas a quienes representa. IDJ es la única organización enfocada en política pública y la defensa de los asuntos relacionados a los niños en Puerto Rico. Aprende más en: www.juventudpr.org