Panel de Expertos presenta soluciones en el Congreso para reducir la pobreza infantil en Puerto Rico

El pasado, 25 de septiembre, el Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) reunió a un grupo de expertos economistas y especialistas en el desarrollo y los derechos de la niñez y la juventud, para presentar en el Congreso de Estados Unidos, los hallazgos más sobresalientes del estudio El Impacto del Huracán María en la Niñez de Puerto Rico. La convocatoria del IDJ surgió con el propósito de presentar en qué condiciones se encuentran los niños y las niñas en Puerto Rico a un año del paso del huracán María, para poder así desarrollar políticas públicas que atiendan sus necesidades durante el período de recuperación y abogar para que los líderes de política pública incluyan en sus programas de gobierno soluciones para reducir la pobreza infantil en Puerto Rico, que actualmente es de 57%.

El evento, contó con el coauspicio de la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, junto a la congresista demócrata Nydia Velázquez, y tuvo una asistencia de más de 60 representantes del Congreso, tanto por el partido republicano como por el demócrata, quienes deseaban conocer de primera mano los resultados del estudio, comisionado por el IDJ con el apoyo de Save the Children, Massachusetts United Fund y la Fundación Angel Ramos.

La actividad, estuvo moderada por Amanda Rivera Flores, Directora Ejecutiva del IDJ, quien resaltó que para que Puerto Rico prospere, es vital la implantación de políticas públicas abarcadoras relacionadas a la pobreza infantil. En su introducción, explicó que el porcentaje de pobreza infantil que existía en 2016, 57%, era prácticamente el mismo que había en 1999 (58%), en momentos en que la economía de Puerto Rico aún no había caído en la depresión en que se encuentra, por lo que indicó que es importante analizar qué información comunican esos datos y qué oportunidades presentan.

El panel estuvo compuesto por el presidente de la firma Estudios Técnicos, Graham Castillo; el Director de Desarrollo de Programas de MDRC, John Martínez; la directora principal de U.S. Emergencies de Save the Children, Jeanne Aimee De Marrais; la decana interina del Departamento de Economía del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), María Enchautegui; y el Profesor y Economista del Centro para una Nueva Economía (CNE), Gustavo Bobonis.

En su presentación, Graham Castillo explicó que de acuerdo al estudio, comisionado por el IDJ y realizado por Estudios Técnicos, casi una de tres familias con niños, sufrió una pérdida de ingresos a raíz del huracán María. Indicó además que el 43% de las familias enfrentó dificultades para alimentarse y que el porciento alcanza el 50% cuando se trata de las familias más pobres. Además, explicó que a causa del impacto económico del huracán, las familias de bajos ingresos en Puerto Rico tuvieron complicaciones para el pago de las utilidades (40%), la compra de alimentos (38%), ropa (24 %) y garantizar materiales para la educación de los niños (21%).

John Martínez indicó que antes de María, la tasa de desempleo juvenil en Puerto Rico era 17%, el doble del promedio de los EE. UU. y recomendó adoptar y expandir los programas juveniles basados en evidencia, tales como Job Corps. Por su parte, Jeanne Aimee De Marrais, compartió su perspectiva sobre los desafíos que enfrentan los niños en Puerto Rico y cómo se compara con otros desastres naturales.

La economista María Enchautegui, expresó que en el caso del huracán María, en Puerto Rico, los niños estuvieron semanas sin poder regresar a la escuela, como consecuencia del colapso del sistema eléctrico y las limitaciones en el servicio de agua potable. Añadió que para complicar más las cosas, el plan de emergencia del gobierno de Puerto Rico utiliza muchas escuelas como refugios, impidiendo que los niños y las niñas pudieran tener una vuelta a la normalidad rápida ante la crisis.

“En el plan de recuperación del gobierno de Puerto Rico no se encontró ni una mención de la niñez. Esto hay que cuestionarlo. Por ejemplo, las escuelas son instrumentales en proveer estabilidad a los niños después de un desastre natural”, agregó Enchautegui, quien alertó sobre la “desconexión del mercado laboral” de las familias pobres y la “federalización” de los programas de asistencia a menores.

El profesor de la Universidad de Toronto, Gustavo Bobomis, mencionó que muchas de las familias pobres dependen de programas federales como el Programa Temporal para Familias Necesitadas (TANF), el Programa de Asistencia Nutriciona (PAN) y Medicaid. En ese sentido, el economista resaltó el hecho de que para el año fiscal federal 2020, Puerto Rico vuelve a enfrentar un abismo fiscal en el acceso a fondos de Medicaid que suele financiar casi la mitad del plan de salud del gobierno de Puerto Rico. Explicó además que el gobierno de Puerto Rico ha sido inefectivo proveyendo consejería a las familias con problemas de salud mental, lo que se convierte en otro obstáculo para los padres lograr acceso a un trabajo.

La comisionada residente en Washington, Jennifer González, se dirigió al público para abogar por el respaldo a políticas públicas, tales como la extensión del Child Tax Credit a familias con 1 y 2 hijos en Puerto Rico. González recordó que la plena extensión de la isla del crédito por niños dependientes encontró consenso en el Grupo de Trabajo del Congreso sobre Desarrollo Económico en Puerto Rico, que fue creado temporalmente por la ley Promesa.

La actividad concluyó con un llamado por parte del IDJ a respaldar la extensión del Child Tax Credit en Puerto Rico. “Es un tema que tiene apoyo bipartita en el Congreso y ha sido incluido en nueve proyectos de ley. Un total de 53 congresistas han coauspiciado estos proyectos, pero usualmente han sido medidas de un sólo partido, lo que ha dificultado su aprobación. Por lo que es esencial que líderes de política pública a nivel federal lo incluyan como tema prioritario”, manifestó la Directora Ejecutiva del IDJ, Amanda Rivera Flores.