Buscan proteger a la niñez de los recortes fiscales

Estudio refleja menos recursos y fuertes recortes en las partidas asignadas a la niñez y juventud para el año fiscal 2019.

San Juan, Puerto Rico (5 de abril de 2019) – Con el propósito de abogar por una inversión pública para la niñez y juventud del país que sea adecuada y efectiva, el Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) presentó hoy el Presupuesto de la Niñez 2019. El informe analiza en detalle el presupuesto disponible para los programas que atienden las necesidades de la niñez, identifica la cantidad en recortes ante la crisis fiscal y sirve de herramienta de estudio para organizaciones y líderes comunitarios que trabajan con niños y jóvenes.

El análisis incorpora información de 22 agencias y 53 programas que atienden a esta población en Puerto Rico. De estos programas, se identificaron 10 áreas de impacto: Asistencia Económica, Movilidad Económica, Bienestar de Menores, Arte, Cultura y Deportes, Educación K-12, Niñez Temprana, Justicia Juvenil, Salud, Bienestar Mental y Emocional, y Seguridad.

“El Instituto se dio a la tarea de analizar si las inversiones que se hacen en la niñez son suficientes para promover la movilidad económica, ya que de otros estudios que realizamos se desprende que existe una gran necesidad en los niños y sus familias, particularmente aquellos que viven en o cerca de la pobreza. Esto es particularmente relevante ante el contexto de austeridad en el que se encuentra Puerto Rico”, comentó Amanda Rivera, directora ejecutiva del Instituto del Desarrollo de la Juventud.

Según el análisis, el presupuesto de la niñez de este año es el más bajo de los pasados seis años fiscales. En el mismo se observa un recorte de 14.5%, entre el año fiscal 2014 y el 2019; lo que representa unos $891,498,000.00. Del informe también se desprende que Puerto Rico ahora cuenta con la mitad del dinero disponible en el año fiscal 2014 para programas de arte, cultura y deportes que sirven a la niñez. Las áreas de impacto con mayores recortes son: Arte, Cultura y Deportes (52.2%), Educación K-12 (26.2%), Justicia Juvenil (22.7%) y Movilidad Económica (20%).

“El análisis del Presupuesto de la Niñez 2019 revela que la inversión en la niñez en Puerto Rico no ha sido adecuada, durante el periodo que analizamos, entre el año fiscal 2014 y el año fiscal 2019. Tenemos una población de niños y jóvenes que en su mayoría viven en la pobreza, y el alcance de muchos programas es muy limitado. Este análisis también levanta la interrogante sobre la efectividad que han tenido los recursos que sí se han invertido”, añadió Rivera.

Estos patrones de recortes se aceleraron en años recientes. Entre el año fiscal 2018 y el 2019 el recorte fue de 2.5%; esto representa unos $133,103,000, y son mayormente en las áreas de Seguridad (38.6%), y Bienestar Mental y Emocional (29%).

“Aunque se podría argumentar que la baja en el presupuesto se debe a la reducción poblacional, entendemos que la inversión nunca fue suficiente, de lo contrario, no seguiríamos viendo los patrones de pobreza y falta de movilidad económica que hemos visto durante las últimas décadas. Debemos aprovechar este momento histórico para concentrar recursos en esta población tan clave para la prosperidad económica de Puerto Rico, en particular programas que promuevan la movilidad económica de estos niños y de sus familias”, señaló María E. Enchautegui, directora de investigación del IDJ.

En la distribución del presupuesto de la niñez, el área de Educación K-12 cuenta con el 47.1% de la inversión en niños y jóvenes. La inversión por estudiante para el año fiscal 2019 es $6,224 por niño. Esta cifra compara con la inversión promedio para el 2018 que fue de $5,587. Estos números implican mayor inversión por estudiante, sin embargo, el aumento se debe a la disminución en la cantidad de estudiantes presentes actualmente en el sistema. El resto de las partidas del presupuesto asignado se desglosan de la siguiente manera, en orden de prioridad: Asistencia Económica (22.8%), Salud (16.6%), Justicia Juvenil (4.1%), Bienestar de Menores (2.7%), Movilidad Económica (2.6%), Niñez Temprana (1.7%), Bienestar Mental y Emocional (1.3%), Seguridad (0.8%), y Arte, Cultura y Deportes (0.3%).

“Es importante señalar que las áreas de impacto están interconectadas. Es decir, cuando no se invierte adecuadamente en un área de impacto, como por ejemplo en Movilidad Económica, hay que invertir más en otras áreas como Asistencia Económica, Seguridad o Justicia Juvenil. Eso se traduciría en mayores gastos a largo plazo, cuando estos niños sean adultos”, señaló por su parte Brayan Rosa, gerente de política pública del Instituto.

Por otro lado, el presupuesto de la niñez tiene una gran vulnerabilidad federal, ya que el 70.6% de los fondos para estos programas provienen del gobierno federal. Aunque la disponibilidad de los fondos federales asegura un nivel básico de estabilidad para algunos programas, no puede darse por sentado que la inversión continúe. Por lo tanto, los programas que atienden a los niños y niñas y sus familias en Puerto Rico no solo enfrentan amenazas en recortes de fondos estatales, sino que también son vulnerables a cambios en el contexto federal.

En ese sentido, el presupuesto del presidente Donald J. Trump para el año 2020 propone recortes de un 5% en gastos discrecionales no relacionados con la defensa, donde muchos programas que sirven a niños pudieran verse afectados, tales como: el Programa de Nutrición Suplementaria para Mujeres Embarazadas, Infantes y Niños (WIC), el programa de Desarrollo y Adiestramiento de la Fuerza Laboral de Puerto Rico y el programa de Servicio de Empleo al Estudiante. Estos programas dependen 100% de fondos federales.

El Presupuesto de la Niñez 2019 también fue validado por la comunidad y los individuos que reciben los servicios de los programas que se incluyen en el análisis, ya que, más allá de un cálculo numérico, el impacto real es en las personas. Los ejercicios para escuchar las voces de la comunidad se llevaron a cabo en: Aguas Buenas, el Residencial Luis Llorens Torres y en la comunidad Las Margaritas.

“Hicimos varios ejercicios para tomar en cuenta la voz de la comunidad. Se compartieron los datos del estudio con jóvenes, madres, padres y abuelos, y se recibió insumo sobre sus experiencias con algunos de estos programas. Este análisis humaniza los números, pone en perspectiva a quiénes afectan estos recortes, las prioridades del gobierno y hacia dónde va el dinero de los contribuyentes”, concluyó la directora ejecutiva del Instituto.

Recomendaciones:

Además de recopilar datos, desarrollar estudios y llevar a cabo esfuerzos de abogacía, el Instituto del Desarrollo de la Juventud también ofrece recomendaciones de política pública para atender las necesidades de los niños y sus familias. Como parte de este ejercicio, el IDJ presenta las siguientes recomendaciones generales:

1.) Proteger la inversión en programas que sirven a la niñez; asegurar que las reformas estructurales en el Departamento de Educación no afecten los recursos por estudiante, y revertir tendencias en recortes en salud mental.

2.) Aumentar las inversiones en programas que reducen la pobreza infantil, fomentando alternativas de movilidad económica para padres, madres y jóvenes; asegurar que las inversiones en asistencia económica puedan mitigar la caída abismal de beneficios (benefits cliff); utilizar modelos de dos generaciones (2Gen) para los programas que sirven a familias con niños directamente, e invertir en programas que remuevan barreras para que familias con niños entren a la fuerza laboral.

3.) Evaluar los programas existentes dedicados a los niños y jóvenes e invertir en aquellos con evidencia de efectividad; crear criterios de evaluación basados en resultados y evidencia, y aumentar la capacidad de los programas que comprenden el presupuesto de la niñez para recopilar y evaluar la información de su desempeño.

Este es el segundo año en que el Instituto del Desarrollo de la Juventud lleva a cabo el informe del Presupuesto de la Niñez como parte de su interés institucional de entablar una discusión amplia sobre la pobreza infantil en Puerto Rico y promover una cultura de procesos de monitoreo, rendición de cuentas y abogacía sobre el presupuesto de la niñez. Los presupuestos de la niñez se llevan a cabo a nivel de Estados Unidos, y en algunos de los 50 estados, y sirven como una herramienta para asegurar que los intereses y las voces de los niños estén representados en las decisiones que se toman sobre los presupuestos. Además sirven como herramienta de análisis para aquellos que trabajan directamente con niños y jóvenes y se preocupan por su bienestar.

Para conocer más sobre Presupuesto de la Niñez 2019, el Índice de Bienestar de la Niñez y la Juventud, el Índice de Bienestar Municipal y/u obtener el estudio Los efectos del huracán María en la Niñez en Puerto Rico, entre otros estudios publicados por el Instituto del Desarrollo de la Juventud, acceda a: www.juventudpr.org. Si desea conocer e involucrarse en los esfuerzos de política pública que el IDJ moviliza para reducir la pobreza, comuníquese a través de nuestra página web; nuestra página en Facebook: www.facebook/IDJ.PR; Twitter: @IDJ_PR, o escríbanos un correo electrónico a: infor@juventudpr.org.

Sobre el Instituto del Desarrollo de la JuventudEl Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) es una organización sin fines de lucro que se dedica a promover políticas públicas, tanto a nivel federal como estatal, para mejorar la vida y el desarrollo de la niñez y juventud en Puerto Rico. Nuestro trabajo incluye investigación, recopilación y difusión de datos, recomendaciones de política pública y esfuerzos de abogacía basados tanto en datos como en la voz de los jóvenes y sus familias.