Blog

Información de interés sobre el Desarrollo de la Juventud

Cómo el Crédito Contributivo por Hijos (Child Tax Credit) puede ayudar a reducir la pobreza en la niñez de Puerto Rico

Atender la pobreza infantil en Puerto Rico requerirá un acercamiento multidimensional. Sin embargo, a corto plazo, el Crédito Contributivo por Hijos (Child Tax Credit) es una estrategia factible, de bajo costo y un primer paso para el Congreso, que ya cuenta con apoyo bipartita.

Aun cuando la mayoría de las familias puertorriqueñas no pagan impuestos federales, estas sí pagan impuestos de nóminas federales. Actualmente las familias en Puerto Rico pueden utilizar estos impuestos de nóminas federales para reclamar el crédito contributivo por hijos si tienen 3 o más hijos. La Junta de Supervisión Fiscal de Puerto Rico recomendó que el Crédito Contributivo por hijos se extienda a familias con 1 y 2 hijos en Puerto Rico. El impacto sería el siguiente:

  • • 355,000 familias cualificarían para recibir el Crédito Contributivo por Hijos
  • • $273 millones llegarían directamente a familias con niños y a su vez a la economía local
  • • Estudios indican que el Crédito Contributivo por Hijos es una herramienta poderosa en contra de la pobreza y que aumentar los ingresos de las familias trabajadoras puede expandir las oportunidades para los niños y niñas. Las investigaciones han encontrado que un leve aumento en las cantidades de dinero en efectivo disponible durante la niñez temprana es transformador para los niños viviendo en la pobreza y que ese dinero extra facilita el desarrollo infantil, reduce la incidencias del bajo peso al nacer, promueve promedios académicos más altos durante la escuela elemental e intermedia, y es más probable que se gradúen de escuela superior y completen uno o más años universitarios.

¿QUÉ USTED PUEDE HACER?

  • • Apoye la extensión del Crédito Contributivo por Hijos (Child Tax Credit) a familias de 1 y 2 hijos, como parte de la reforma contributiva.
  • • Comparta con otras personas y organizaciones, su interés en respaldar la extensión del Crédito Contributivo por Hijos, para promover el desarrollo económico de Puerto Rico, y exhórtelos a que hagan lo mismo.
  • • Respalde las campañas de movilización generadas a través de las redes sociales, mediante la firma de peticiones y compartiendo los videos y las publicaciones relacionadas a esta petición.

Can I hold your attention for another second? The future of Puerto Rico’s children after María.

The last few days have brought on a barrage of media attention to the impact of Hurricane María in an already fragile Puerto Rico. As many news outlets have reported, the island, after withstanding the strongest hurricane in over 90 years, is treading into a humanitarian crisis. Basic necessities such as food, water, medication and gas are beginning to be scarce, and the systems that hold society together- communication and law and order, have all but failed. The effects of the hurricane will continue to be felt well past this initial crisis- past the days when the lines with red containers at the gas station dwindle, the shelves of supermarkets are replenished, power generators are turned off, and our cellphones function normally. The effects of the hurricane will aggravate an already existing crisis that compromises the ability of the island to rebuild and prosper in its future- the fact that nearly 6 in 10 children in Puerto Rico live under poverty.

Such a high rate of child poverty should have already been considered a crisis given that the island’s child population has decreased by nearly a third over the last ten years. This rate of decline could be further accelerated as families seek to escape the untenable consequences of the hurricane through migration. If Puerto Rico has less children, and the majority of this already diminishing population is challenged by poverty, that means that the island will be pressed to have a healthy and productive workforce in the future that for example, during another natural disaster, can engineer and repair electric infrastructure, drive trucks to supply gasoline (an issue we are having already), clear the roads, repair dams, and coordinate aid logistics, just to mention a few. Hence, the combined issues of a declining child population and child poverty put Puerto Rico at both an economic disadvantage, and threaten its national security.

Now, in addition to the obstacles to opportunity posed by poverty, the majority of children in Puerto Rico will need to cope with the additional hurdles thrown their way by Maria’s catastrophic winds and flooding. The stories of life after Hurricane Katrina give us enough information to begin forecasting the challenges that will now stand in the way of all children in Puerto Rico, but particularly those living in poverty. These children will likely face a myriad of destabilizing forces in their lives. Losing homes and possessions will translate to months, and even years, of housing instability. In turn, this housing stability will affect school attendance and performance. Trauma caused by the experiences of flooding or losing a home will lead to a spike in mental health conditions, which also have an impact on learning.

According to sociologists Fothergill and Peek, who tracked children who survived Katrina into their adulthood, there were three types of “tracks” that children took after the catastrophe. Children whose parents had resources before and after Katrina, adapted and at times excelled. Children who had very little before the hurricane, and lost everything as a result, fared the worst- often dropping out of high school and sinking into unemployment as adults. Finally, children who had lost everything, but still had an anchoring adult in their lives, what they deemed as “fluctuating equilibrium”, staying afloat but struggling with depression or anxiety. What does this imply for Puerto Rico? The road to recovery will certainly need to prioritize supporting children and their families, especially those living in or near poverty before Maria. Otherwise, the effects of the hurricane could further hinder the ability of the island’s most precious resource- its youth- to become productive members of society, and in turn, this will have an effect on the island’s ability to thrive.

This will require the public to continue monitoring Puerto Rico’s recovery past the initial media hype, and to support policies focused on providing pathways to opportunity for children, youth and their families. Immediately, it is certainly important to contact members of Congress and ask to support a supplemental appropriation for Puerto Rico’s relief efforts. Past this immediate crisis, it is important to ask Congress should prioritize extending the Child Tax Credit to families of 1 and 2 children. This would provide working low-income families with additional income that could help offset some of the losses of the hurricane, and lift them out of poverty.

There are also a myriad of ways in which the Federal Government can provide needed resources to the island’s children and youth. For example, The Department of Education could also direct discretionary aid and support to ensure that the public school system can be stabilized as soon as possible, in order to provide an anchor for children. A special grant program could be coordinated between the Department of Education and SAMHSA, in order to provide additional school-based mental health supports. The Youth Development Institute of Puerto Rico will be developing a hurricane Maria recovery playbook for agencies at both the Puerto Rico and federal level in which it will present these and other proposals in more detail.

To stay tuned, please visit this organization’s Facebook page: https://www.facebook.com/IDJ.PR/

Postura del Instituto del Desarrollo de la Juventud a recomendación de la Junta de Supervisión Fiscal sobre recomendación y reforma de beneficios

BlogIDJJuntaSuperFiscal

En su más reciente informe al Congreso de los Estados Unidos, la Junta de Supervisión Fiscal recomendó al Gobierno Federal transformar el programa PAN (programa de Asistencia Nutricional), Sección 8 y TANF a un crédito por ingreso del trabajo. En la página 14 y 15 del Informe anual de la Junta para el año fiscal 2017, el ente argumenta que de esta manera se incentivará el trabajo y a la vez se mantendrá el bienestar de niños, envejecientes y personas con discapacidad. Sin embargo, la manera en que la recomendación está presentada representa una amenaza al bienestar de las niñas, niños, jóvenes y sus familias, al igual que un impacto negativo para nuestra economía que lleva debilitada por más de una década de recesión y contracción fiscal. Aunque se entiende el problema de la baja participación laboral del país que esta política pública busca atender, el informe adolece de los datos, información o estadísticas que la sustentan. Tampoco se citan estudios existentes sobre el tipo de políticas públicas que han logrado fomentar participación laboral, mientras se mantiene asegurado el bienestar de poblaciones vulnerables.

El problema medular de la recomendación de la Junta es que parte de la premisa de que la baja tasa de participación laboral en Puerto Rico se debe al hecho de que los programas de asistencia económica crean una situación en la cual es más rentable recibir ayudas públicas que trabajar. Estudios recientes han retado este concepto, en específico relacionado al impacto de TANF en la participación en el campo laboral. De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad Interamericana, se encontró que el programa no proveía suficiente apoyo económico para desincentivar el trabajo.

Desde el Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) la experiencia de campo nos ha acercado a familias que al comenzar un trabajo pierden sus ayudas y no están listas para asumir las nuevas cargas económicas. Esta problemática es llamada el “benefit cliff” y ha sido investigada/estudiada por varias organizaciones a nivel nacional y local. La conclusión es que la respuesta de política pública tiene que estar dirigida a apoyar a aquellas familias que consigan trabajo, de manera que sus beneficios se vayan reduciendo paulatinamente, hasta que lleguen a obtener seguridad económica. Otras opciones recomendadas incluyen empleos subsidiados, los cuales han sido utilizados en otras jurisdicciones y han demostrado tener efectos positivos para tanto empleados como patronos con incrementos en la participación laboral. La propuesta articulada por la Junta no toma en cuenta el hecho de que Puerto Rico se encuentra en una recesión económica y crisis fiscal, la cual ha llevado a la reducción de oportunidades de empleo.

En el IDJ hemos observado como los niveles de pobreza infantil han aumentado paulatinamente durante los años de recesión- de un 55% en el 2005 a un 58% en el 2008. También hemos observado como la proporción de niños cuyos padres no tienen empleo seguro ha aumentado durante este periodo de un 51% a un 58% . Esto ilustra que a través de este periodo de contracción económica, el obtener un empleo seguro se ha vuelto aún más difícil, y apuntan a que la tasa participación laboral ha estado atada a el cuadro económico. Por lo tanto, condicionar apoyos para servicios básicos como la vivienda y la alimentación podría implicar la destitución total de muchas familias que no lograrían conseguir empleo en la economía formal.

Es importante señalar que el impacto sería extenso, especialmente en familias con menores. De acuerdo a la Oficina de Gerencia y Presupuesto, en el 2016, 675,000 familias recibieron PAN. En términos de vivienda en el 2016, 101,243 unidades de vivienda eran subsidiadas a través del gobierno federal y de esas, el 53% incluían a niños menores de 18 años. En el 2016, sobre 57,000 familias puertorriqueñas se beneficiaron de TANF. La mayoría de esas familias incluía a madres y sus hijos menores de 18 años (el 93%).

El Instituto apoya el crédito por ingreso de trabajo, pero en los análisis de políticas públicas que hemos realizado hemos visto que el crédito funciona, solo en conjunto con otras ayudas y apoyos. Podemos proveer más información y recomendaciones de políticas públicas y programas probados en otros países y jurisdicciones para incentivar la participación laboral y que no ponen en juego el bienestar de nuestras familias.

El impacto de un cambio de política pública de la magnitud recomendada por la Junta sería nefasto, tanto para la sociedad como para la economía. En temas tan sensitivos, que afectan las necesidades básicas de cientos de miles de puertorriqueños, especialmente para familias con niños, la primera recomendación del Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) a la Junta de Supervisión Fiscal, es que se realicen las investigaciones necesarias o se busque la asesoría de expertos en el tema. En el Instituto nos hemos puesto a la disposición de la Junta y estamos disponibles para educar sobre este y otros temas relacionados a la juventud, las políticas públicas que los benefician y la integración al campo laboral de padres y madres de familia de manera responsable.

428,000 niños y jóvenes viven en pobreza y el 57% de los padres de los menores no tienen empleo seguro

San Juan, Puerto Rico (13 de junio de 2017) – La niñez y las familias de Puerto Rico continúan enfrentando grandes retos económicos, según los datos más recientes del KIDS COUNT Data Book del 2017. En el país, 422,000 menores viven con padres que no tienen un empleo a tiempo completo y que les permita seguridad económica.

Este informe también reveló que la mayoría de los menores, el 84%, vive en zonas de alta pobreza. Estos y otros 12 indicadores son los datos presentados en el KIDS COUNT Data Book del 2017 de la Fundación Annie E. Casey, que es liderado en Puerto Rico por el Instituto del Desarrollo de la Juventud.

Este año, el estudio demuestra que la niñez de Puerto Rico está en una gran desventaja en comparación con la juventud de los Estados Unidos. El 58% vive en pobreza en comparación con un 21% de pobreza en la niñez de los estados. El porcentaje de jóvenes viviendo en zonas de alta pobreza es seis veces mayor que en los Estados Unidos.

“Estos datos son alarmantes cuando consideramos el impacto que tiene crecer y desarrollarse en hogares con inseguridad económica, así como el impacto de vivir en áreas donde la pobreza está concentrada”, mencionó Amanda Rivera Flores, directora ejecutiva del Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ). “Las investigaciones han demostrado que estas experiencias tienen un impacto negativo en sus vidas, desde la salud hasta la educación. Esto no solo tiene implicaciones en sus vidas, sino que también tienen un gran impacto en el desarrollo de la fuerza laboral, el desarrollo del capital humano y en la economía de Puerto Rico”, añadió Rivera.

El KIDS COUNT Data Book se enfoca en presentar las tendencias sobre el bienestar de la niñez y la juventud en todos los estados y jurisdicciones de los Estados Unidos en cuatro categorías: economía, educación, salud, y familia y comunidad. Los resultados de Puerto Rico más significativos son:

  • Nacimientos en adolescentes (por cada 1,000): 34.
  • Adolescentes de 16 a 19 años que no asisten a la escuela ni trabajan: 11%.
  • Menores que viven en hogares con alto costo de vivienda: 31%.
  • Menores que viven en familias monoparentales: 59%.
  • Niñas y niños (3 a 4 años) que no asisten a la escuela: 39%.
  • Muertes de niños y adolescentes: (por cada 100,000): 22.
  • Bebés con bajo peso al nacer: 10.5%.
  • Menores sin plan médico: 3%.

Aunque hubo una reducción en embarazos en adolescentes y jóvenes que no asisten a la escuela ni trabajan, los indicadores económicos han empeorado en los pasados años. Este detrimento es a consecuencia de la crisis fiscal y económica de Puerto Rico, que incluye una contracción económica de 10% en la pasada década.

“Estamos muy preocupados en como las condiciones económicas de las familias y los menores continuarán deteriorando y el impacto adverso que tendrá en el desarrollo de la juventud a corto y a largo plazo. En estos periodos de recortes fiscales, es importante que los legisladores y los funcionarios que toman decisiones, entiendan que el no invertir en la niñez, la juventud y sus familias tendrá resultados negativos y perderemos nuestro potencial y capital humano; lo que aumentará los costos gubernamentales a largo plazo. El ejercio de presupuesto no debe ocurrir sin tomar en cuenta esta condiciones. Proteger la inversión en nuestra juventud, no es lo correcto, es lo vital para nuestro desarrollo económico”, concluyó Rivera.

El Data Book del 2017 estará disponible a partir del 13 de junio de 2017 a las 12:01 a.m. (ET) en www.aecf.org. Periodistas interesados en crear mapas y gráficas para sus historias pueden acceder el KIDS COUNT Data Center: www.databook.kidscount.org El Data Center le permite ver los datos nacionales, estatales y locales. Además del lanzamiento de los datos del KIDS COUNT Data Book, el IDJ también tiene disponible en el portal www.juventudpr.org el Índice de Puerto Rico, el Municipal y más de 140 estadísticas actualizadas sobre niñez y juventud.

Kids Count Data Book 2017 Kids Count Spanish

Sobre el Instituto del Desarrollo de la Juventud

El Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) es una organización sin fines de lucro que investiga, educa, identifica y crea espacios para que las personas que trabajan con la juventud lo hagan de manera sistémica. El IDJ pretende sacar de la invisibilidad a los niños y jóvenes al presentar datos, investigaciones y estadísticas de la situación real. El objetivo a largo plazo es lograr que la sociedad en Puerto Rico coloque el tema del desarrollo de la niñez y juventud como una de sus tres prioridades. Las áreas programáticas del IDJ son investigación, capacitación, movilización y política pública. Para más información puede visitar nuestro portal cibernético  www.juventudpr.org , llamar al 787-728-3939 o nos puede conseguir en a través de las redes sociales en www.facebook.com/idj.pr y/o en www.twiter.com/idj_pr  o bajo el “hashtag”: #JuventudPrimero

Sobre The Annie E. Casey Foundation

The Annie E. Casey Foundation crea un futuro mejor para los niños de la nación al desarrollar soluciones que fortalezcan a las familias, al generar vías para la oportunidad económica y al  transformar comunidades que pasan por momentos difíciles en lugares más seguros y más sanos para vivir, trabajar y crecer. Para más información, visite www.aecf.org. KIDS COUNT® es una marca registrada de The Annie E. Casey Foundation.

Puerto Rico continua con una “D” en el bienestar de la niñez y la juventud

San Juan, Puerto Rico (11 de abril de 2016) – Por cuarto año consecutivo, el Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ), actualiza el Índice de Bienestar y el resultado es una “D” para el país. Esta herramienta creada por el IDJ, permite ver a través de estadísticas; una radiografía del estado de la niñez y la juventud, además de comparar a Puerto Rico con las demás jurisdicciones de los Estados Unidos. El Índice, que está disponible en la plataforma digital: www.juventudPR.org contiene 27 indicadores en los que resalta cómo los aspectos económicos están siendo un factor adverso para el desarrollo de la juventud, revelando que el 57% de las niñas, niños y jóvenes del País viven bajo el nivel de pobreza.

El Índice, refleja que en comparación con los estados y demás jurisdicciones de los Estados Unidos, Puerto Rico está en la peor situación (primer y segundo lugar) en 8 de los 27 indicadores:

  • Menores bajo el nivel de pobreza: 57%
  • Mediana de ingreso familiar: $20,471
  • Tasa de nacimiento en mujeres entre 15 y 19 años: 49 por cada 1,000
  • Niñas/niños bajo peso al nacer: 11%
  • Estudiantes que no han realizado actividad física recientemente: 29%
  • Menores en familias monoparentales: 53%
  • Estudiantes que no fueron a clase por sentirse inseguros en la escuela o en el camino: 12%
  • Percentila de aprovechamiento académico de matemáticas en cuarto grado: 183
    • En este indicador el 0% de los estudiantes estuvieron en la categoría de proeficiente y avanzado.
  • Menores donde al menos un padre está desempleado o fuera del campo laboral: 20%

“Nuestro deseo es que todos los niños, niñas y jóvenes vivan en un país donde  puedan realizar su potencial humano, donde esten contentos, sanos, seguros y sientan que tienen oportunidades de vida. Para esto se tiene que elevar el desarrollo de la juventud a una de nuestras prioridades como país. El desarrollo de la niñez no es solamente un tema ético y moral, también es un tema económico. La falta de inversión en la niñez y juventud se traduce a costos más altos para el gobierno y la sociedad a largo plazo, al igual que oportunidades pérdidas para la productividad de un país”, mencionó Amanda Rivera Flores, directora ejecutiva del Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ).

En el caso del Índice Municipal que recoge 17 de los 27 indicadores del Índice de Bienestar de Puerto Rico los municipios con las peores condiciones son:

  • Menores bajo el nivel de pobreza:
    • Guánica: 74%
    • Ciales: 73%
    • Patillas: 73%
    • Barranquitas: 73%
    • Maricao: 73%
  • Mediana de ingreso familiar con niños menores de 18 años
    • Adjuntas: $10,791
    • Ciales: $11,623
    • Vieques: $11,736
    • Comerío: $12,669
    • Maricao: $12,670
  • Menores donde al menos un padre está desempleados o fuera del campo laboral
    • Patillas: 28%
    • Orocovis: 27%
    • Ciales: 27%
    • Barranquitas: 26%
    • Lares: 26%

Consistente la pobreza

A pesar de que ningún indicador ha aumentado ni bajado dramáticamente, podemos ver claramente, como la pobreza en Puerto Rico se ha mantenido consistente en los pasados cinco años, entre un 57 y un 56 porciento, lo que representa que 473,611 niñas, niños y jóvenes viven en pobreza.

“Como organización estamos enfocados en ser plataforma de divulgación de estadísticas que nos permitirán crear estrategias para crear políticas públicas que generen cambios que beneficien el desarrollo y las condiciones de esta población. Reconocemos que para mejorar las condiciones de los menores, debemos trabajar a nivel sistémico con sus familias. Estamos adoptando una estrategia de enfoque en dos generaciones que trabaja simultáneamente en las necesidades de la niñez y juventud mientras provee herramientas y recursos para las madres y padres”, añadió Rivera Flores.

Para más información de estas herramienta estadísticas, puede visitar:

http://juventudpr.org/indice/#


Índice_de_Bienestar_de_la_Niñez Índice_de_Bienestar_de_la_Niñez_y_Juventud_PR_2017

Sobre el Instituto del Desarrollo de la Juventud

El Instituto del Desarrollo de la Juventud (IDJ) es una organización sin fines de lucro que investiga, educa, identifica y crea espacios para que las personas que trabajan con la juventud lo hagan de manera sistémica. El IDJ pretende sacar de la invisibilidad a los niños y jóvenes al presentar datos, investigaciones y estadísticas de la situación real. El objetivo a largo plazo es lograr que la sociedad en Puerto Rico coloque el tema del desarrollo de la niñez y juventud como una de sus tres prioridades. Las áreas programáticas del IDJ son investigación, capacitación, movilización y política pública. Para más información puede visitar nuestro portal cibernético  www.juventudpr.org , llamar al 787-728-3939 o nos puede conseguir en a través de las redes sociales en www.facebook.com/idj.pr y/o en www.twiter.com/idj_pr  o bajo el “hashtag”: #JuventudPrimero