Continúa el crecimiento población infantil en Estados Unidos; mientras que en Puerto Rico, se reduce drásticamente.