Inaceptable que 475,000 niños, niñas y jóvenes vivan en pobreza en Puerto Rico